wp-1456118894654.jpg

Cabe denotar que no soy un crítico de literatura y mi poca experiencia literaria no se alinean con lo que verdaderos expertos puedan opinar. En consecuencia, esta reseña es mi simple opinión y una descripción de los sentimientos que este libro encontró en mi.

Inicialmente me sentí atraído por este libro, simplemente por la admiración hacia la lucha social levantada por los afroamericanos en Estados  Unidos en los años 60s. Escuchar nombres como Medgar Evers, Rosa Parks y Martin Luther King llenan en mi interior un espíritu de esperanza por las causa pequeñas, por luchas por la equidad en los temas cotidianos y en vivir en paz sin desigualdad. Este pequeño espíritu que se despertó en mí, me llevó a leer este maravilloso libro.

La autora nos presenta a tres  mujeres, tres perspectivas de la vida y tres formas de amar. Minny, Aibileen y Skeeter. A pesar de todas la adversidades de la  época, bajo el anonimato las tres decidieron contar sus historias acerca de la relación entra las familias blancas y las criadas de un pequeño pueblo del sur de EEUU. Las historias abarcan desde la soledad, el suicidio, el aborto, la discriminación y el machismo que dejan de ser un tabú y emergen como la triste realidad de las mujeres de la época.

Pero no todo es tristeza, en ciertos momentos del libro  el humor controla los momentos y demuestra que puede ayudar a conllevar una situación tan triste y dolorosa. Estas pequeñas muestras alegría las defino como esperanza y como dice el refrán popular la “esperanza es lo último que se pierde” y donde haya esperanza siempre habrá luz y esta luz siempre nos guiará un mejor mundo. Este libro me demuestra que la batallas pequeñas tiene el mismo efecto de un revolución.

Gracias a cada afrocolombiano que luchó, se levantó y los que aún lo siguen haciéndolo. Gracias por enseñarme a en creer en las luchas verdaderas y en Colombia con el dolor de mi espíritu aún no reconocemos en su totalidad. Para cada uno de ellos dedico estas palabras y mi fuerte admiración.

Si no das a conocer lo que piensas, esta idea muere contigo.